Leer a Clarice Lispector es sumergirte en el lenguaje. Es flotar entre partículas de luz. Esa gravedad cero que te eleva y trastoca. Es descubrirse sin ataduras en el reflejo de una página que es tan misteriosa como la vida misma. 

leer más