La cripta del espejo

por | Nov 9, 2021

El río Moldava es el río más largo de la República Checa. Nace cerca cerca de Bohemia hasta unirse con el río Elba.  La palabra Moldava viene del alemán antiguo “wilt ahwa” que significa agua salvaje.  

Salvaje, aquosa, a veces desbordada, otras en cauce. Así es la novela La cripta del espejo de Marcela del Río (Ciudad de México, 1932).  Una novela río, afirma la talentosa Lola Horner (León,1985), quien prologa el libro y en un par de páginas nos relata como llegó a esta novela y porque debemos leerla.

Marcela del Río construye una novela polifónica tomando como marco el México del 68 y la primavera de Praga, en la antigua Checoslovaquia. Tres voces, tres afluentes, tres miradas. Tan únicas y divergentes que hilvanan una historia sofisticada y ambiciosa sobre el poder, la identidad y el núcleo familiar que nos confina a huir o bordear el río. 

Leer los periódicos atrasados de México es como ver la luz de las estrellas: no se sabe si la estrella vive aún o si estalló en el ínterin que va del momento en que emitió la luz, al momento en que la reciben nuestros ojos. Es luz que viene del pasado.

La cripta del espejo

La cripta del espejo refleja un choque de generaciones. La enfermedad y corrupción de un partido político destinado al fracaso contra una generación del 68, cuestionadora del poder y deseosa ante todo, de libertad de ejercicio y participación. Esta novela se publicó por primera vez en 1974; hoy a 47 años de distancia resulta interesante y decadente que la atmósfera turbulenta y de desigualdades en todos los ámbitos sigue vigente. La obra de Marcela del Río no pierde vigencia al contrario, nos invita a analizar los sucesos y sus entretejidos desde perspectivas más humanas, llenas de tropiezos, puntos de fuga, obsesiones, miedos y especialmente incertidumbre. 

La novela está organizada en seis apartados con bajo la métafora del río. La partida, la llegada, el torrente, las cataratas, los remolinos y la desembocadura. A su vez, las voces narrativas se configuran en primer afluente, donde conocemos a Martha y Federico. El segundo afluente corresponde a la voz de Cayetana, en una primera persona y  por último la voz de Gustavo, quien utiliza la poesía y la prosa poética para llevarnos por el durísimo proceso de descubrir la realidad de los sistemas políticos, de tomar una posición cuando estamos inmersos en un sistema contrario al que defendemos y más aún, cuando sé es testigo de los disparos de la plaza de Tlatelolco. Cómo ser quién sé quiere ser y si no sabemos dónde estamos parados.

La cripta del espejo es una novela desafiante y enriquecedora que, a lo largo de 440 páginas nos permite observar la evolución de los personajes, las transformaciones de un país ante los ojos incrédulos del tiempo, al igual que la reestructuración del mundo ante las nuevas generaciones que hoy son poseedoras del poder. 

¿Qué es la eternidad?-mamá seguía en la cripta. ¿en cuál de ellas?- El tiempo es una cárcel sin puertas escape. Una cortina peor que la del hierro. No podemos evadir al tiempo. Brincarlo. Abrirle las compuertas como a la presa del río. El tiempo nos ata también a un espacio, no a un espacio físico, sino a un espacio etéreo, incorpóreo: el espacio de nuestra vida.

La cripta del espejo

Esta novela forma parte de la Colección Vindictas dirigida por la admirable Socorro Venegas, de la Dirección General de Publiaciones y Fomento Editorial; en este inmenso esfuerzo por visibilizar y reivindicar las voces femeninas que merecen un lugar propio y reconocido en la literatura. 

Muy pronto les traeré nuevas reseñas de la Colección Vindictas. Todas las novelas son maravillosas, diversas, con amplios rangos narrativos, con configuraciones especiales y adictivas, tan diferentes y profundas como la vida misma.  ¡Imperdible!

La cripta del Espejo

Marcela del Río                                                                                                                          2020                                                                                                                                                                       Universidad Nacional Autónoma de México    Colección Vindictas

Comparte el amor por las letras