La vida ante sí

por | Dic 6, 2021

Señor Hamil, ¿se puede vivir sin amor?…
Señor Hamil, ¿por qué no contesta?
Eres muy joven y cuando se es tan joven es mejor no saber ciertas cosas.
Señor Hamil, ¿se puede vivir sin amor?
Si – dijo él bajando la cabeza como si le diera vergüenza.
Yo me eché a llorar.

Cuando un personaje te arrebata el corazón para escribir su nombre, sabes que la historia es inolvidable.   La vida ante sí es un laberinto coral de emociones. Un tapiz multicolor conformado por una familia ensamblada que comparte un edificio, la marginalidad de la vida y un destello de esperanza cada vez que cruzan la puerta. 

Momo es un niño de 10 años de origen musulmán que vive con la señora Rosa. Una ex prostituta judía y sobreviviente de Auschwitz que organizó una pensión para los hijos de las prostitutas jóvenes. La historia se desarrolla Belleville, un suburbio oscuro y marginal de París. 

A través de los ojos de Momo descubrimos la dureza de la calle, la discriminación; la tristeza que es una sombra en plena noche, la soledad que se duerme en la almohada y el miedo, ese miedo a los recuerdos del exterminio, a los servicios sociales, a descubrirse abandonado.

Romain Gary escribe con una inigualable ternura y humor.  La vida ante sí, es una belleza literaria que nos habla de la filosofía de la calle con una alquimia de crudeza e inteligencia que se desborda un párrafo sí y el siguiente también.  Momo y Rosa tienen una relación de tanto amor que es imposible pasarla por alto, ese amor con tal entrega y fuerza que te sacará un par de lágrimas, pero también reirás y mucho.  

Romain Gary (21 de mayo de 1914 – 2 de diciembre de 1980) fue escritor y diplomático francés de origen judío-lituano. Dominaba varios idiomas: francés, inglés, ruso y alemán, además de comprender polaco, español, italiano, lituano y yidish.   Gary sirvió como diplomático en varias embajadas y misiones –Bulgaria, Suiza, Nueva York, Bolivia, Naciones Unidas- nunca pudo ocupar el cargo de Consul debido a su estilo de vida, inquieto e impulsivo.

Momo es ingenioso, divertido y además sueña con escribir Los Miserables de Víctor Hugo. La grandeza de su corazón se iguala con agilidad de su mente para ahuyentar los fantasmas que persiguen a la sra. Rosa.  Romain Gary nos regala una novela desde las orillas, frente al abismo. Personajes que han tenido una vida llena de cicatrices y fracturas, sobrevivientes que ríen y bailan porque: “La señora Rosa dice que la vida puede ser hermosa, pero que nadie ha dado con ella todavía y que, entretanto, hay que vivir”.

Romain Gary es un autor prolifero, poliglota, un héroe condecorado de guerra, un mito que él mismo inventó. La vida ante sí, hace un guiño, quizás, al niño que fue;  Gary llega a Francia de la mano de su madre, dejando atrás el totalitarismo de la Rusia de los años 20´s; creció en los barrios multiculturales de París, desarrollando un estilo bohemio que lo acompañó toda la vida. La experiencia de estar en constante movimiento, la calidad de migrante, la amargura de la guerra, la perdida de sus padres fueron detonadores de sus historias.

Gary se inventó una vida y una serie de personajes literarios para escribir. La vida ante sí, es una de las novelas francesas más vendidas del siglo XX.

Se publicó por primera vez en Francia en 1975, bajo el seudónimo de Émile Ajar y se convirtió en auténtico bestseller. Al principio nadie sabía quién era Émile Ajar, ese supuesto joven médico nacido en Argelia que se había escapado a Brasil, pero era solo una de las bromas literarias más grandes de los últimos años. El propio Gary hizo pasar a su sobrino por Émile Ajar, fue hasta su muerte que se supo del engaño del autor.  Romain Gary es el único escritor que ha ganado dos veces el premio Goncourt, una como Romain Gary y otra como Émile Ajar. 

Para tener miedo no hacen falta motivos, Momo.
Nunca se me ha olvidado. Es la verdad más grande que he oído en mi vida.

La vida ante sí es la vida misma que se desdobla, que se observa en los ojos de un niño, en los labios pintados de una vieja que añora regresar a Israel, en un viejo médico que no encuentra remedio para reparar a los rotos y desprotegidos, más que subiendo las escaleras de un viejo edificio, mientras se oye la música que sabe a esperanza.

El libro más conmovedor que he leído este 2021.

Romain Gary

La vida ante sí

2016

Editorial Plataforma

246 páginas

Comparte el amor por las letras