me erigí como testigo de un destino común…