Vidas de Papel

por | Jun 24, 2021

Si tuvieras la oportunidad de cambiar la vida de un niño ¿Lo harías? ¿Hasta dónde llegarías para recuperar tu infancia?

Hay heridas que nunca cierran. Heridas invisibles que aprendimos a disfrazar. De vez en cuando salen del escondite y lo inundan todo. Un huracán que arrasa con la vida que nos hemos inventado. El huracán de Mehmet tiene nombre. Se llama Alí y tiene 8 años.

Alí llega a la vida de Mehmet dentro de un saco de basura. Mehmet, se dedica a la recolección de desechos y vidrio. Para hacerlo, cuenta con un grupo de niños de la calle a quienes brinda protección y techo. Ellos lo ven como un hermano mayor. Un círculo de fraternidad entre aquellos que no tienen nada. La amistad que se forja al recorrer las calles buscando tesoros.

Mehmet ve en Alí la posibilidad de sanar la gran herida. La perdida de su madre. La infancia rota y reconstruida entre las calles y la basura. Alí quiere volver con su madre y encuentra en Mehmet un refugio para la recién descubierta soledad. 

Vidas de papel (2021) es una nueva producción de Netflix. La cinta se desarrolla en los barrios pobres de Estambul; bien pudiera ser en cualquier parte del mundo. Hasta cerca de casa.

La película plantea un doble juego. Más que retratarnos los retos y peligros de vivir en la calle; explora los miedos, las ausencias y los anhelos de esos niños de nadie. Con diálogos cotidianos que reflejan una profundidad y un dolor inminente. Nos permite conocer el corazón de estos chicos: desconocer su fecha de cumpleaños, no saber el paradero de sus propios padres, el temor de ser olvidados. Esos niños solo se tienen a sí mismos. 

El espectador es un testigo de esos vacíos que los habitan y los arrojan al mundo. A lo largo de la película descubrimos la complicidad entre esos niños heridos. Los lazos que tejen entre su orfandad y el olvido. Olvidados por quien debía amarlos. 

Las actuaciones son muy conmovedoras. Especialmente en Emir Ali Doğrul, quien interpreta a Alí. Con una mirada traviesa y profunda representa al niño que todos llevamos dentro. 

Una historia bellísima que te invita a la reflexión y a la mirada interior. Es un reencuentro con nuestra propia infancia, las alegrías, los juegos, los amigos y también los miedos. Es la oportunidad de hablarnos de nuevo y decir: Todo va a estar bien. 

pd: Véanla en idioma original con subtítulos. ¡Vale la pena!

Comparte el amor por las letras