Edgar Bayley

por | Sep 6, 2021

Edgar Maldonado Bayley (Buenos Aires, 1919 –1990), poeta, cuentista y ensayista. Su nombre se encuentra asociado a las vanguardias de las décadas del 40 y 50. Bayle con un sentido crítico implecable en el manejo de la imagen y su evolución en el lenguaje poético, renueva la tendencia poética con su manifiesto acerca del invencionismo.

Una muestra de su obra poética.

 Poema

cuando llegas

a la hora precisa

algo se despierta

es la hora de tu piel

de tu mediodía

el sol sigue su camino

los niños se agolpan

en los puntos cardinales

tu voz

tu puño vuelve a aclararse

dios mío

deja que por una vez sola

mi palabra ruede a la luz del día

todo es inmortal

ahora

y al viajero que llega

fatigado y tarde

le es permitido callar su nombre

comprendemos

le dicen

puedes sentarte a nuestra mesa

tanta libertad

tanta ardida mudanza

no ha sido en vano

los ojos se vuelven

a la mañana del sueño

han visto lo suficiente

en la calle

entre las sombras

en el aire

en el grito

en el pecado y la salud

han conquistado su alegría


Cuando el aire

cuando el aire se puebla estoy presente

canta la puerta el fuego la esperanza

conoces tu nombre y la sangre de su sueño

la tierra donde amanece el día

cuando la luz llega canta mi silencio

es suficiente el lejano retumbar del trueno

la verde falda de la montaña

y este momento ayer mañana

es suficiente

confiar esperar

estar despierto


Entre un hombre y una mujer

entre un hombre y una mujer

la vida crece

y crecen las lunas

los techos

la intemperie

mientras se entrecruzan palabras halcones arañas

zigzagueos de la sombra y la espera

entre un hombre y una mujer

la pasión crece

el fulgor de una lucidez relampagueante

que traza en lo oscuro sus presagios

y cada uno teme al otro

y cada uno confía entrega una almendra al otro

y cada uno espera y dice: dios mío amor mío

y cada uno quisiera un reino azul para el otro

en cualquier parte del cielo o de la tierra

una magnolia

la arcilla

unos balcones que dan a un bosque espeso

mientras oscurece

pero el otro no sabe nada y calla

esto suele pasar entre un hombre y una mujer

que se aman

y que apenas se conocen

hasta que las caricias estallan

y se dicen todo sin decírselo

con las manos sus cuerpos

con la respiración entrecortada

la misma de la tierra toda.


Cuando ella

Cuando ella abre los ojos las horas despiertan

respiran como matas de hierba al amanecer

como pájaros en la mañana del día siguiente

cuando ella extiende sus brazos la máscara cesa

el olvido cesa las orugas reinician su marcha

cuando ella vuelve a nadar en el agua dormida

la tierra entrega sus llaves sus momentos propicios

su amapola su maíz

una lluvia de azufre una bandera en llamas

cuando ella mira a lo lejos

se disuelven las sombras y el nacimiento llega.


Mi amada estanque azul huerto cabellos

fulgurante viva fluvial origen buscada reencontrada

como un islote un puente una manzana un tatuaje

en la noche hendida en la marmita en la estrella marina

en la mano párpado llamado reflejo de mi amada

en forma de estanque azul

de miel

de estornino

de gota de agua

de cabellos

regresamos una y otra vez al centro del fuego

del dolor

del huerto

la distancia la desgarrada higuera

y eternamente otra y eternamente igual

en la corriente en el llanto

salitre otoño alba rota soledad escondido silencio brisa furia

años sombra desventurado niño simiente

paredes de olvido lluvia y grito y casa

roja estancia andenes

te doblegas te curvas en tu fiebre antigua en tu costado

los dos solos devorando toda noche toda celda

súbito amanecer canal del sueño

lengua que disuelvo en mi silencio en mis dos puertos

tibio cuerpo llegada partida del mar polo irremediable

sin memoria sin nombre

abierto al dios que nos recrea

en cada espasmo de labios azules de piedras azules

en la nuca en la espuma en el purísimo rescoldo

desciendo al día primero a la primera mañana al aviso inicial

por tus ojos por tu boca por tu sexo penetro me despido

pierdo altura razón vidamuerte te tomo me disuelvo

y otra vez te amo soy el día cerca de tus hojas

un río una voz

Comparte el amor por las letras