Mujer sin escudo

por | Feb 8, 2022

Esta soy yo.

Escribo para vivir las vidas que me estallan dentro. Escribo para desdoblar el tiempo. Para vivir el futuro, para besarte en pasado. Para sacar la rabia que me despierta y me regala el insomnio de la historia inconclusa. Escribo para dormir la tristeza que siempre se levanta temprano. Escribo porque soy amante y araño besos, porque soy alfabeto y papel. Creo para nacer todos los días. Para morir lento en cada hoja rasgada, para desdibujar el sinónimo que no refleja el sin sentido, la otredad, mi pasión o el descalabro de ser yo misma. Escribo para enamorarte. Escribo porque vivo enamorada. 

Escribo para destruirme. Escribo para inventarme, para engañar a la soledad, para jugar una carrera a la muerte que tendrá la última palabra. Escribo porque la realidad es finita y de hielo. Trazo letras y constelaciones en papel porque ansío rozar el infinito. Escribo porque la fantasía es un aleteo que enciende mi mano derecha.  Escribo con rabia, por todos los finales olvidados, por aquello que necesita reescribirse. 

Soy la intensidad de un azahar en el naranjo de mi infancia. Un caracol flotando en la luz.

Escribo porque la hoja es el único espejo que me devuelve la mirada. Escribo porque el lápiz resucita mis dedos, porque me descubro signo que sueña y palpita en el significado de encontrarme. Escribo para devorar a la serpiente, para conquistar el edén de la palabra, para hacer un conjuro de libertad con los verbos que guardo en el cajón.

Acomodo sílaba a sílaba en la alfombra de luz que es mi corazón.  Escribo para desdibujar una realidad paralela, para tatuar la oportunidad que lleva tu nombre. Escribo porque mi vida tiene una fecha de caducidad y el lenguaje es eterno y fugitivo. De mis cicatrices brotan estrellas que codifican el aura y entretejen mi destino.   Las palabras parecen un torrente sanguineo, un tejido vivo que arde y me recorre.  

Escribo porque te busco, porque no consigo extinguir la lluvia del anhelo; porque persigo al Dios que llevo dentro, porque no hay ángel que me proteja del vacío, porque soy un mar en busca de un beso de tinta y sal. Escribo para lanzar el último hechizo que arrulle al silencio.

Me imagino fuera de mí, en la cabeza de quién me lee y con un poco de suerte, también me imagine.

Comparte el amor por las letras
Suscribir
Notificar de
guest
1 Comment
Más viejo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Renata Aguado
Renata Aguado
Invitado
4 meses antes

Quisiera escribir como tú. Bello.