Alaíde Foppa

por | Dic 7, 2021

María Alaíde Foppa nace en Barcelona en 1914, de padres guatemaltecos. Regresa a Guatemala en la víspera de la revolución democrática, la angustia y opresión del momeno histrórico marcó para siempre su vida y su trabajo poético. Años después de exilió a México donde  fundó Fem, una revista feminista. En 1980 regresó a Guatemala y fue secuestrada y desaparecida por el gobierno de Romeo Lucas García. Su obra en favor de la mujer y la búsqueda de la libertad ha cautivado a generaciones de nuevos escritores.

Los huesos

Alabo

el tibio ropaje

la apariencia

el fugitivo semblante.

Y casi olvido

la obediente armazón

que me sostiene,

el maniquí ingenioso,

el ágil esqueleto

que me lleva.


El corazón

Dicen que es del tamaño

de mi puño cerrado.

Pequeño, entonces,

pero basta

para poner en marcha

todo esto.

Es un obrero

que trabaja bien,

aunque anhele el descanso,

y es un prisionero

que espera vagamente

escaparse.


La sangre

Secreto corre el torrente

de mi sangre rápida.

Inmenso es el río

que en subterráneos meandros

madura

y nutre el ámbito

de mi vida profunda.

La cálida corriente

que me inunda

en la flor de la herida

se derrama.


El aliento

No se de donde viene

el viento que me lleva,

el suspiro que me consuela,

el aire que acompasadamente

mueve mi pecho

y alienta

mi invisible vuelo.

Yo soy apenas

la planta que se estremece

por la brisa,

el sumiso instrumento,

la grácil flauta

que resuena

por un soplo de viento.


El pelo

Dulce enredadera serpentina, 

única vegetación 

en la tierra tierna de mi cuerpo, 

hierba fina 

que sigue creciendo 

sensible a la primavera, 

ala de sombra 

contra mi sien, 

leve abrigo sobre la nuca. 

Para mi nostalgia de ave 

mi penacho de plumas.

Comparte el amor por las letras