Poemas de Navidad

por | Dic 26, 2021

Al nacimiento de Jesús – Santa Teresa de Jesús

Hoy nos viene a redimir

un Zagal, nuestro pariente,

Gil, que es Dios omnipotente.

Por eso nos ha sacado

de prisión a Satanás;

mas es pariente de Bras,

y de Menga, y de Llorente.

¡Oh, que es Dios omnipotente!

Pues si es Dios, ¿cómo es vendido

y muere crucificado?

¿No ves que mató el pecado,

padeciendo el inocente?

Gil, que es dios omnipotente.

Mi fe, yo lo vi nacido

de una muy linda Zagala.

Pues si es Dios ¿cómo ha querido

estar con tan pobre gente?

¿No ves que es omnipotente?

Déjate de esas preguntas,

muramos por le servir,

y pues El viene a morir

muramos con El, Llorente,

pues es Dios omnipotente.


Jesús, el dulce, viene, Juan Ramón Jiménez

Jesús, el dulce, viene…

Las noches huelen a romero…

¡Oh, qué pureza tiene

la luna en el sendero!

Palacios, catedrales,

tienden la luz de sus cristales

insomnes en la sombra dura y fría…

Mas la celeste melodía

suena fuera…

Celeste primavera

que la nieve, al pasar, blanda, deshace,

y deja atrás eterna calma…

¡Señor del cielo, nace

esta vez en mi alma!


De cómo estaba la luz,   Luis Rosales 

El sueño como un pájaro crecía

de luz a luz borrando la mirada;

tranquila y por los ángeles llevada,

la nieve entre las alas descendía.

El cielo deshojaba su alegría,

mira la luz el niño, ensimismada,

con la tímida sangre desatada

del corazón, la Virgen sonreía.

Cuando ven los pastores su ventura,

ya era un dosel el vuelo innumerable

sobre el testuz del toro soñoliento;

y perdieron sus ojos la hermosura,

sintiendo, entre lo cierto y lo inefable,

la luz del corazón sin movimiento.


Nochebuena – Amado Nervo

Pastores y pastoras,

abierto está el edén.

¿No oís voces sonoras?

Jesús nació en Belén.

La luz del cielo baja,

el Cristo nació ya,

y en un nido de paja

cual pajarillo está.

El niño está friolento.

¡Oh noble buey,

arropa con tu aliento

al Niño Rey!

Los cantos y los vuelos

invaden la extensión,

y están de fiesta cielos

y tierra… y corazón.

Resuenan voces puras

que cantan en tropel:

Hosanna en las alturas

al Justo de Israel!

¡Pastores, en bandada

venid, venid,

a ver la anunciada

Flor de David!…

Comparte el amor por las letras